SIN CARRIZO ¡POR FAVOR!


Las noticias sobre la contaminación plástica en nuestros mares y sobre la importancia de reducir el uso de ciertos productos desechables empiezan cada día a ser más habituales. Cada vez son más personas las que tienen claro que el evitar el uso de ciertos productos, como las bolsas, botellas o vasos desechables es fundamental, pero al mismo tiempo hay otras cosas que pasan totalmente desapercibidas y, a las que no se les da ninguna importancia. Las pajitas/carrizos son una de ellas. Es como si fueran invisibles. ¿Por qué preocuparnos por eso cuando hay otros productos que son de un uso más habitual y mucho más grandes? Pues entre otros muchos motivos porque son muy fácil de evitar. A no ser que estés enfermo o tengas algún problema físico que te impida beber directamente del  vaso, ¿realmente las necesitas?

Se estima que en Estados Unidos se usan 500 millones de pajitas/carrizos diariamente y sólo McDonalds usa 60 millones en todo el mundo al día. A nosotros nos cuesta imaginar la altura de la montaña que todas esas pajitas ocuparían si las pusiéramos todas juntas…

Aunque en teoría están hechas de plásticos reciclables, polipropileno y polietileno, la gran mayoría no se reciclan. Cuanto más pequeño es un plástico, menos importancia se le da. Además, por su tamaño y forma es muy fácil que puedan acabar en los ríos y en el mar. Una vez en el mar, como cualquier otro plástico, son mucho más contaminantes y dañan a muchísimas especies marinas.

Así que la próxima vez que pidas un zumo, cóctel o una bebida, al mismo tiempo digas “sin carrizo, por favor”.

Noticias Relacionadas